Reconocimiento Nacional a GACETA VIRTUAL

Reconocimiento Nacional a GACETA VIRTUAL
Feria del Libro Ciudad Autónoma de Buenos Aires-Año 2012

Rediseñada para ofrecer una mayor difusión de la escritura en castellano.

Dirección: Norma Segades - Manias
directoragaceta@gmail.com

NÚMERO MARZO 2017


GACETA LITERARIA Nº 123 - MARZO DE 2017 - AÑO XI - Nº 3




IMÁGENES

ALFREDO VIVERO
(Colombia)


PÁGINA 1- REFLEXIONES


EDUARDO GALEANO

(Uruguay-1940/2015)

LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA.


Al llevarse muchos más dólares de los que traen, las empresas contribuyen a agudizar la crónica hambre de divisas de la región; los países “beneficiados” se descapitalizan en vez de capitalizarse.

Entra en acción, entonces, el mecanismo del empréstito. Los organismos internacionales de crédito desempeñan una función muy importante en el desmantelamiento de las débiles ciudadelas defensivas de la industria latinoamericana de capital nacional, y en la consolidación de las estructuras neocoloniales. La ayuda funciona como el filántropo del cuento, que le había puesto una pata de palo a su chanchito, pero era porque se lo estaba comiendo de a poco. El déficit de la balanza de pagos de los Estados Unidos, provocado por los gastos militares y la ayuda extranjera, crítica espada de Damocles sobre la prosperidad norteamericana, hace posible, al mismo tiempo, esa prosperidad: el Imperio envía el exterior sus marines para salvar los dólares de sus monopolios cuando corren peligro y, más eficazmente, difunde también sus tecnócratas y sus empréstitos para ampliar los negocios y asegurar las materias primas y los mercados.

PÁGINA 2 - POESÍA ARGENTINA: SANTA FE


JORGELINA PALADINI


TANTA LIBERTAD


Cercado por formas incoherentes

de nubes que se alejan
juega en las alturas
con el viento
y el silencio.
No necesita más que sus alas
para gozar el ocio
y dejarse llevar
sin meta
sin destino.

El espacio le pertenece

y, sin embargo,
detiene su vuelo
sobre la copa del árbol
que lo unirá a la tierra.

Él tampoco sabe qué hacer

con tanta libertad
lejos del nido.

OSCAR ÁNGEL AGÚ


PERMANECER DESPIERTOS


La fluidez acontece fuera de los sistemas; prescinde de ellos. A los que nos resulta penoso es a nosotros. Es "darse cuenta", percibir a trasluz, translucirse uno mismo.

En un breve aleteo, percibir el profundo sonido del silencio, madre de la palabra. Y dejarse, simplemente, estar.
Los sistemas no contemplan esto; requieren "subordinación y valor", sumisión a leyes emanadaorden. Los seres, hincados en semejante tarea, no recaen en percibir la sutileza de la fluidez que los atraviesa sin alternativas para sumirlos, irreversiblemente, en el olvido.
Permanecer despiertos.
Percibir.
Ocultos en el marasmo, olvidamos los impulsos originales. Creo, humildemente, que la tarea poética en estos tiempos es cantar y celebrar estos olvidos para que la memoria nos habite.
Y hay más. Corresponde a la misma tarea: señalar para el asombro o, mejor, sugerir; el que despierta ve, sin más.
Conscientes de la fluidez seremos conscientes de la danza cósmica en que participamos y así nos atreveremos a ensayar nuevos pasos, nuevos movimientos sugeridos por la misma danza. Y percibiremos el asombro de lo cotidiano, de nosotros mismos. Somos un milagro cotidiano, no busquemos fuera lo
que poseemos por sí.

MARIA LYDA CANOSO

SIEMPRE NUNCA

siempre nunca habrá un primer plano de chicos

jugando a construir un castillo
mar con viento y la arena sal amarga tan a
contraluz como la maledicencia
ella empieza el cuaderno azul intimidada por los
debe y los haberes
encuentra en lo escrito razones para creer que se
es feliz ¿alguien puede asegurarlo? no tanto
ahora que lo abre para que salgan los
moluscos que se le incrustan cuando de noche
el mar se mueve
batido del agua motor oceánico a tres tiempos
que no para de latir
corazón sobreactuado por quien le adjudica
vísceras al milagro de la vida pero no
los mecanismos del amor pero no
motor que bombea el agua que alisa las pisadas y
borra heridas del alma te imaginarás que no de
todas ella se extiende y espera ola sin
esperanza
estuvo aquí exactamente
en esta arena otra en este mar otro que va y que
va recuerdo de lejano infierno de playas
idénticas eneros cargados de aceite de coco y
esas lonjitas de la piel
por el temor de dios se bate el agua a punto de
merengue maquinaria incesante nunca jamás
el mismo sol crece dos veces
la cuña del viento se clava y filtra zumbidos
hipnóticos por rendijas y grietas dactilares del
caparazón soleado
pájaro que sangra
ojo que castiga
miles de puñalcitos uno al lado del otro clavados
con total prolijidad
así es el mar guarda la memoria y deja que
uno sea siempre
atravesar macizos hormigonados y luego un
pastizal al ras y no encontrar las cavernas
no no encontrar las cavernas de la infancia
sí ver olas desconocidas arena en disposiciones
caprichosas y un cartel oxidado coca-cola
-¿Será idea mía, madre? (nadie puede contestar)
el hotel majestuoso enorme ahora se muestra
afantasmado
la fiebre hace ver los corredores vacíos con
puertas alineadas sin falleba
el resplandor del resplandor del brillo del brillo
-Pero no.

JORGE DIPRÉ


¿Y SI HABLARAS DE POESÍA?


¿Y si hablaras de poesía

Despojándote de Freud
Foucault, Derridá, Barthes
y de todos los discursos académicos?
¿Y si hablaras
Sin comentar
Sin descifrar
Sin interpretar
Ó, verdaderamente, 'interpretando'?
¿Y si lo hicieses
Sin comparar,
Triturando la histórica serie
Los cánones, los contra cánones
Los estilos y antiestilos
Masticando los cañones de la taxonomía / taxidermia
El bisturí láser de la disección?
¿Y si hablaras de poesía
Sin opinar (clausurar)
Sin valorar (extirpar)
Sin diferir ni auscultar?
¿Y si dejaras que la poesía te hable?

CELIA FONTÁN


EL TANQUE AUSTRALIANO


Sobre el agua flotan hojas de eucalipto

y, a lo lejos, la casa iluminada
recorre las sutiles arterias
del follaje,
al tras luz,
árbol por árbol.

No recuerdas, vigilas,

acechas los fragmentos,
los rápidos registros de la noche
en la que al final todos nos perdimos.

El fin de otro verano,

Regresan tras su paso,
las voces, los abrazos,
en el relumbre
del acontecer.

Oh, cuántas veces se ha dispersado

un centro hacia los cuatro vientos,
hacia las direcciones contrarias del albur.

Nada puede reunir lo que el viento ha cardado,

ni siquiera el rumor,
ni el balanceo
de los cuerpos
que rompen en la noche
la tersura helada
del agua
en el estanque

RUBEN VEDOVALDI


VOY A HABLAR DE LA MUERTE IRREPETIBLE


Me dicen que volviste de la fosa

anónima en Bolivia y que llegaste
otra vez a la isla de tus hijos
como un invicto Aquiles comandante
y con honores arde eterna llama.

Tus restos puede ser que regresaran

lo digo con dolor pero es lo cierto
tus mutilados restos
no ya vos
hermano de galaxias y pequeños

Dijeron que creciste en tantas fotos

y te multiplicaste por el mundo
de la burguesa culpa que abandona
y después se lamenta siempre tarde
en pancartas de obreros
en pechos de estudiantes
en Italia y en Francia en todo el siglo
estrella y puño en alto de los pueblos

Pero es sólo la imagen

elevada
tus palabras escritas
llevadas a los muros a los libros
sembrada en tanta gente en todas partes
pero ya no es la vida irrepetible
única
humana
heroica, comandante.

Estoy llorando como llora un hombre

desde hace tantos años sin tu cuerpo
de pie, de guía
de mirada atenta
irremplazablemente allí adelante

Dicen que has vuelto a tu cuna en Rosario

ya no parido por tu clara madre
no hijo de tu padre como entonces
sino de bronce en alto comandante
de llaves que donamos para abrirte
otra vez a la vida que no vuelve

Puede ser que tu imagen reaparezca

pero no vos en vivo
no tu asma
no tu conciencia altiva de estudiante
no tu viaje de médico y metralla
sino la imagen de la imagen tuya
la escultura el dibujo la pintura
la canción que te canta tanta gente
pero ya nunca más la vida viva
irrepetible hombre y no estandarte

te estoy hablando como si vivieras

si pudieras leerme el verso en llanto
pero ya te mataron en aquella
escuela de la higuera para siempre
sin cárcel, sin juzgarte

No digo gloria o derrota por siempre

porque la historia de los pueblos sigue
se quiebra y cae y se levanta y sigue
como el agua y el aire como el árbol
en todas partes donde el hombre oprime
en todas partes donde esclavo arrastra
la cadena visible o invisible

pero había uno solo y lo estrellaron

como uno solo el cristo y lo clavaron
uno solo el mahatma y uno solo
el martin luther king y los mataron
a todos para siempre a luz del día /
y nadie vuelve aunque el ejemplo siga
y el miedo siga el odio la impotencia
la rebelión y el golpe en todas partes
pues nadie vuelve de la muerte nunca

estoy llorando no como poeta

porque también a mi la vida y muerte
me parte como un hacha insobornable
más temprano que tarde y a cualquiera
estoy doliéndome orgullosamente
de que hayas vivido aunque ya has muerto
estoy doliéndome por cada uno
porque sabemos que no vuelve nadie
y se hace tarde en todas partes siempre

pero te nombran y te necesitan

y te recuerdan en fechas y actos
sin que resucitar pueda ninguno
del disparo final / sin que ninguno
consiga detener la sangre en grito
la bala o ráfaga
la bomba o piedra
el puñal por la espalda o tantas formas
de que la vida para siempre calle
con su charco de sangre y miedo espanto
porque somos mortales y no dioses
porque no somos olímpicos héroes
porque no somos la estrella de fuego
sino apenas erróneos lastimados
que no quien perder su mejor sueño
y se traicionan, se ilusionan
pasan

y aunque pongan tu nombre a plaza o calle

tu nombre a una avenida ciudadana
a un aula a un hospital o a lo que sea
no se pueden clonar revoluciones
no se puede volver la sangre ida
no se puede poner de pie a los muertos
para sumarlo a los que ahora luchan
o piensan o preguntan cuánto falta

no me digan entonces

adelante
la pancarta el pañuelo la consigna
no me digan que ayer será mañana
que viven los que ardieron en el frente
y no se diga quiebre o derrotismo
no diga nadie que mi voz no sirve
porque nombro a la muerte y no a la vida

dígase que te siento comandante

porque no hay vida eterna y dios que salve
porque voy a morirme para siempre
como todos los vivos que te siembran
o los que sin nombrarte se levantan

no adoremos imágenes o historias

no quememos banderas adversarias
no hagamos del nacer símbolo apenas
o foto de la foto del que lucha
una vez que ha caído
seamos en la vida aquí y ahora
todo es irrepetible para siempre
y el asesino asecha en todas partes



PÁGINA 3 – ENSAYO


GRACIELA MATURO

(Argentina)

LA RAZÓN POÉTICA Y EL PENSAMIENTO COMPLEJO


“Esa razón popular, que en general es sincrética, toma de acá y de allá y se mezcla en ese gran crisol de la cultura popular, esa es la expresión de la cultura latinoamericana, no el microclima de las universidades, que a veces son repetidoras de lo que se dice en otras universidades del planeta, y está bien que se haga, no estoy hablando mal de eso, pero, es poco; falta.
¿Y qué falta? La voz del pueblo”.
G.M.


Quiero decirles algunas palabras sobre la razón poética y también sobre el pensamiento complejo que sé que a ustedes les interesa, y que se está difundiendo bastante en América Latina. La razón poética proviene por supuesto del campo de las artes y de la filosofía, elpensamiento complejo proviene del campo de las ciencias, pero no de las ciencias sociales sino de la ciencia física, de la ciencia biológica, del gran salto que han dado las ciencias llamadas duras, en el siglo XX. Y no recientemente, sino desde el comienzo, desde las primeras décadas del siglo XX. Salto cualitativo que va irradiando cada vez más hacia las áreas de la filosofía e incluso de la divulgación y de la vida. Siempre ocurre esto cuando hay revoluciones científicas, pasa bastante tiempo hasta que ese cambio de conciencia se va generalizando en una época. Eso está ocurriendo ahora con el pensamiento complejo. Pero yo quiero tratar de señalarles las confluencias tan interesantes que se dan entre razón poética y pensamiento complejo.


Efectivamente, están corriendo nuevos vientos en el mundo en general y especialmente para nosotros los latinoamericanos que alentamos un proyecto de integración subcontinental con miras a iniciar una nueva etapa. Viene desde muy lejos la razón poética en Occidente, pero si la rastreamos en otras culturas no occidentales vamos a ver que está omnipresente; ¿qué quiero decir con esto? Nos hemos formado en las filosofías y en las ciencias occidentales, de esto no cabe ninguna duda, pero América Latina es una sociedad multiétnica, de variados colores, donde también alientan otros pensamientos, otras culturas y otras raíces. Y por ahora me voy a referir a esta raíz de la razón poética en la cultura occidental.


En la cultura occidental la razón poética está unida a la filosofía anterior a Sócrates, anterior a que se instalara ese racionalismo que presidió ese desarrollo de las ciencias, e incluso la propia filosofía occidental. Anterior a Platón, anterior a Aristóteles, anterior a esos grandes pilares de la filosofía, siempre digo, europea. ¿Qué hay con anterioridad a eso? Hay la filosofía de los poetas y hay la filosofía de los pueblos. Los pueblos tienen una razón de existir que está expresada en sus mitos, en sus leyendas, en ese corpus básico que tiene cada pueblo para desarrollarse, y que ustedes podrán estudiar también en las culturas originarias de Venezuela, de Colombia, de México, de todos nuestros países. Es decir, cada cultura tiene un corpus de mitos que encierra una cierta sapientia, una cierta sabiduría de vivir. Eso no es algo que ha sido tirado por la borda y reemplazado por la razón raciocinante de Occidente, eso es algo que tiene su valor, y quien ha conservado ese valor es el arte, es la poesía. ¿Por qué? Porque se trataba de una filosofía intuitiva, de una filosofía de la vida, de una filosofía ligada a la naturaleza, ligada al cosmos, que encontraba las claves del vivir directamente al contacto con la naturaleza, entonces esa filosofía no fue olvidada, esa filosofía fue conservada por la actividad poética, por ser ésta una actividad intuitiva y no basada en la lógica aristotélica ¿No es cierto?


¿Qué quiero decir con esto? Que existen distintos circuitos de conocimiento para el hombre. Nuevamente voy a recurrir a los griegos para decirles que existe un modo de conocimiento a través del nous y la dianoia. El primero sería el que produce el conocimiento directo, intuitivo, que empieza por los sentidos, que sigue por la afectividad, que sigue por la imaginación, por todas las facultades que el hombre tiene para desarrollarse y que no son únicamente la razón raciocinante, mientras que la dianoia, es aquella facultad que le permite al hombre razonar por medio de la inducción, la deducción, de distintos procedimientos, y que va de lo simple a lo complejo, de lo complejo a lo simple, avanzando en el conocimiento a partir de la razón, pero de un tipo de razón que es una razón acotada. Aquí podríamos hablar de los principios de la lógica aristotélica, que dicen que si una cosa es ella es ella misma y no otra cosa, o que nos dicen que una cosa no puede ser ella y su contraria, o que nos dicen que entre dos cosas opuestas hay un tercero excluido. No es que hay un tercero que las integra sino el tercero está excluido, es decir, es un modo de razonar que no ha sido ni malo ni ineficiente para el Occidente, para el desarrollo de la ciencia, de la tecnología, de todo aquello que nosotros usufructuamos y conocemos, y forma parte de nuestra vida, de modo que tampoco vengamos a decir esto no es nuestro, esto es de Occidente.


Nosotros en parte, como ya lo voy a decir después, en parte, también somos occidentales, pero no somos solamente occidentales. Por eso vamos a valorar especialmente este otro tipo de racionalidad (nous), aunque la palabra razón ha sido reservada para esto (dianoia) hay otro tipo de razón que la vamos a llamar razón poética, que se conecta también con la razón popular. Que también es necesario considerarla porque si no el intelectual se va formando aislado del pueblo al que sirve y al que representa ¿verdad?


No quiero hablar en contra de esta razón de donde proviene la ciencia, que la ha desarrollado fundamentalmente el Occidente, y también la técnica. Entonces, estamos viendo que existen dos circuitos de conocimiento en toda persona. Aquí en esta razón (nous), estaría todo lo vital, también el erotismo, todas las formas de comunicarse, de expresarse y de desarrollarse el ser humano, todo eso estaría de este lado. Y, en esta otra (dianoia), estaría este desarrollo de una razón científico-técnica. ¿Cuál ha sido el protagonista de esta forma de racionalidad?: Occidente.


Es obvio que, como en todos los diagramas o en toda expresión esquemática, estoy simplificando. No quiere decir que en el Oriente no se cultive la razón científica ni quiere decir que en el Occidente no haya habido especialmente quienes cultiven la razón poética, desde el momento en que tenemos una inmensa tradición poética occidental, que todos estudiamos, que todos conocemos, y de la cual somos herederos por nuestra lengua. Es una forma de esquematizar un poco.


Pero ¿qué quiere decir que esta razón poética, esta razón intuitiva, sea el patrimonio de los poetas? Es que la poesía no es cualquier tipo de discurso, lo sabemos. Entre ustedes habrá algunos que tal vez sean lectores, o escriban o cultiven la poesía, ¿verdad? Entonces saben que una carta de amor escrita a la novia no es una forma de expresión intuitiva como es el amor, pero no llega a ser un poema, porque un poema además de ser una expresión intuitiva es una expresión elaborada, es una expresión en que el hombre llega a ver un espejo de lo que él mismo siente, e incluso, también, alcanza un grado de reflexión sobre lo que está haciendo. Son grados superiores de elaboración de ese producto que parte de un sentimiento. Entonces, no es puro sentimiento el poetizar, hay también un refinamiento, un conocimiento, una transformación del que emite esa expresión. Es decir, es un camino de auto transformación para el poeta, así como produce los mismos efectos del creador en el que lee o en el que recibe, o en el caso del teatro, en el que es espectador. Quiere decir que la poesía y en general las artes, no son algo accesorio en una cultura, sino que son verdaderamente el resorte movilizador de esa cultura, el que ayuda al hombre a reconocerse como actor, como productor, como creador, y el que ayuda a movilizar la conciencia general.


No estoy hablando en contra de la razón ni en contra de la ciencia, no me quiero asimilar a esa filosofía llamada postmoderna que ha florecido en Europa en las últimas décadas del siglo XX y que, viendo los excesos de la razón científica y de la deshumanización de la vida, empezó a hacer una crítica de la modernidad, una crítica de la ciencia, una crítica del racionalismo, y entonces (los filósofos de esa corriente) se dieron el nombre de post-modernos, estaban más allá de la modernidad, más allá de esa esfera racionalista que generó la ciencia y la técnica.


Bueno, entonces no estoy hablando de esa postmodernidad, porque de ningún modo pienso que la razón y la técnica sean los causantes de todos lo males, como llegan a decir algunos filósofos de esta promoción postmoderna. Yo creo que América –cuando digo América digo América Latina– nunca fue totalmente moderna, pero tampoco es pre-moderna o anti-moderna como pueden ser algunos pueblos del Islam y unos que otros pueblos a los que mucho respeto, por otra parte, pero que se proclaman anti-modernos o pre-modernos. Esos pueblos no aprecian la enorme riqueza que nos viene de la razón científico-técnica de Occidente, no la aprecian, no la valoran, no quieren atesorarla, aunque muchos de ellos la usan. El que tiene una computadora y la usa para trabajar, vamos a decir que está usufructuando los bienes de ese Occidente al que maldice ¿no?... Entonces, pienso que alguien que cultiva herramientas intelectuales tiene que ser muy cuidadoso y no caer ni en vulgarizaciones ni en simplificaciones, vuelvo a decirlo no podemos suscribir desde América Latina un discurso pre-moderno ni anti-moderno, porque a nosotros nos ha venido entrando, nos ha venido traspasando la Modernidad, desde la Modernidad del Renacimiento que nos llegó con los españoles, hasta la Modernidad de la globalización técnica que nos llega en las últimas décadas.


Entonces, no podemos falsearnos a nosotros mismos, pero sí debemos recordar que nosotros no somos solamente un receptáculo de esos elementos y de esos instrumentos y de esas herramientas de pensamiento que nos provee el Occidente. También tenemos entre nosotros los pueblos originarios en esta sociedad multiétnica que es América Latina y en gran medida Venezuela, sobre todo, mucho más todavía que la Argentina, pero bueno, estoy hablando en general para toda la América Latina. Es una sociedad multiétnica, es una sociedad que no podría expresarse en una teoría cultural o política puramente occidentalista. Esa teoría hay que irla construyendo, y hay que irla construyendo para el rescate de una razón intuitiva que es la razón de los pueblos, expresada por los poetas.


Esa razón popular, que en general es sincrética, toma de acá y de allá y se mezcla en ese gran crisol de la cultura popular, esa es la expresión de la cultura latinoamericana, no el microclima de las universidades, que a veces son repetidoras de lo que se dice en otras universidades del planeta, y está bien que se haga, no estoy hablando mal de eso, pero, es poco; falta. ¿Y qué falta? La voz del pueblo. Y quienes muchas veces traen esa voz del pueblo son los artistas. Entonces, razón popular, razón poética, razón del oriente frente al occidente, como ustedes quieran verlo, es siempre una necesidad, no un opuesto, sino una complementación de nuestra cultura universitaria, de nuestra cultura intelectual, nutrida muchas veces sólo de ciencia europea, de lógica, de ese tipo de lógica restringida, de esos elementos puramente conceptuales que ha elaborado la cultura moderna occidental.


¿Es eso la expresión total de lo humano? No. Precisamente, grandes maestros contemporáneos desde la filosofía nos han venido señalando, tanto a un lado como al otro del Atlántico –porque hay muchos nombres–, nos han venido diciendo que esa razón debe ser ampliada. Se ha hablado de razón vital, se ha hablado de inteligencia sentiente, mostrando que la inteligencia no es sólo razonante sinosentiente, es una definición de un filósofo español que se llama Javier Xubiri, se habla de razón ampliada, se habla de razón poética, se habla de razón entera, como lo hace Ricoeur; en fin, todos están hablando de la necesidad de ampliar esos parámetros, de dar cuenta de todas las formas de la vida, y eso se multiplica, esa necesidad, en América Latina, por ser una sociedad multiétnica, por ser una sociedad multicultural. Esto con respecto a la razón poética.

Ahora, desde la ciencia misma en el siglo XX –y aquí estaría el profesor Álvaro Márquez Fernández para complementar lo que yo digo y me imagino que ustedes también lo han de conocer– ¿qué viene prosperando? Una gran novedad, una gran novedad desde la ciencia misma, empezando por la ciencia física, que nos vino a decir que no existía una concepción del tiempo en abstracto, sino que el tiempo era el tiempo-espacio. Bueno, los que estudian Letras, esta noción, esta categoría, la conocen como el crono-topo y la divulgó el eminente estudioso de las letras ruso que se llama Michel Bajtin; bueno, aunque ustedes no son estudiantes de Letras sino de Ciencias Políticas, igualmente cabe reconocer que algunas de estas nociones ya invadieron los estudios de las ciencias humanas, las van transformando, ya no estamos en esa noción del universo euclideano, el universo geométrico perfecto, que tenía un movimiento reconocido, sino que se instaló también un principio de incertidumbre, que se ha venido manifestando en creaciones de la vanguardia literaria, por ejemplo, en la novela, en otras formas de expresión literaria y artística.

Los artistas han sido muy tempranos en captar estas nuevas atmósferas, entonces hay nuevos conceptos que parten del campo de la física, de la biología, conceptos que han revolucionado el pensamiento y que entonces ha llevado a algunos de estos científicos o epistemólogos, o filósofos de la ciencia, a recobrar aquella vieja filosofía de Heráclito, llamado El Oscuro, que aconsejaba pensar siempre en términos de opuestos. Qué cosa tan distinta de aquella lógica donde cada cosa era ella, donde había un principio de identidad, un principio de no contradicción, y un principio de tercero excluido ¿no?, como dijimos antes. No, ahora esa lógica se tambaleaba, y surgían nuevas maneras de ver las cosas, maneras que se parecían más a la lógica de los poetas. Y esto surgía desde la ciencia misma, y en los últimos tiempos, especialmente desde los años 70 en adelante. Que a veces ni nos enterábamos porque estábamos sumergidos en las luchas concretas del día a día, en las luchas por la subsistencia, en las luchas por la justicia social, en todo eso que nos ocupa a pueblos que no han terminado de desenvolver su ciclo histórico, y no siempre pues, estábamos atentos a estas novedades del pensamiento. Bueno, todo esto viene trayendo un aire nuevo que puede traer infinitas consecuencias.


¿Qué quiero decir? Que puede ese pensamiento complejo al acercarse, desde este campo (dianoia) al campo contrario (nous), a la razón poética, a la razón de los pueblos, a la razón oriental, digámoslo así, para decir lo no Occidental y para no hablar de un pueblo determinado. Llamémoslo, entonces, en términos generales, lo no-Occidental, porque al fin son metáforas, metáforas del devenir del sol; el sol nace (y eso es orión, nacer en latín, que es Oriente, y occidere, morir, que es Occidente, donde se ocultaba el sol), pero América queda más allá. Si vamos a tomar ese periplo de Oriente a Occidente, como nos enseñó Carpentier, América queda más allá, es el plus ultra de Occidente, por lo menos en ese mapa ¿no?. Quiere decir que nosotros somos Oriente más Occidente y que esa confluencia del pensamiento complejo –cuyo difusor en los últimos tiempos ha sido el francés Edgar Morin, pero que no es un invento de él, hay otros que lo han difundido como Ylya Prigogine, por ejemplo, y otros que son científicos, que tienen formación científica pero que alcanzan este grado del filosofar– [esa confluencia] puede ser muy fecunda para nosotros porque impone un cambio, un giro del pensamiento, que puede permitirnos recobrar la riqueza de los pueblos originarios de América. Porque para otros tipos de pensamiento que hemos frecuentado sólo existe el hombre blanco que ha desarrollado la razón científica y nada más; entonces, los otros pueblos no habrían aportado nada a la humanidad, y eso no es justo, cada pueblo ha dado su aporte y debe ser recogido.


Quien lo puede recoger es esa conjunción de opuestos, ese pensamiento de la complejidad, ese pensamiento que aúna lo diverso y que diversifica también lo uno; es decir, un pensamiento móvil, un pensamiento flexible que nos enseña a ver la realidad de otra manera.




PÁGINA 4 – POESÍA ARGENTINA: MENDOZA

OMAR OCHI

UNO

Estemos juntos, pero separados.

En otros besos; en distintos asuntos.
Vos por tu cuenta, y yo
con el sol en la nuca,
caminando hacia adentro,
errando los lenguajes.

Sangrando esto que es mío y tuyo:

la viajada, el sentirnos,
el fuego en lo callado.

Uno.

Esto que no pudo ser

y al fin de cuentas,
somos.

CECILIA PAVON


MGMT


Estoy en la casa de X e Y

escuchando el tema electric feel
y bailándolo suavemente
Al resto de los invitados parece
no interesarles esta canción
dije estoy pero en realidad
somos dos los que nos amamos 
y bailamos este tema una noche de enero
encerrados en la oficina
de los dueños de casa
Dije que lo bailaba suavemente
pero en realidad quise decir
que bailo sin entusiasmo
porque es un tema sin intensidad
y eso es lo mejor que tiene,
bah mientras lo escucho
trato de pensar por qué me gusta tanto
debe ser porque parece melancólico
pero es apocalíptico
¿y el apocalipsis es una efervescencia iridisente?
electric feel,
una melancolía que desconozco

Todos saben que el mundo se está acabando

todos siempre lo han sabido
y sin embargo aquí está,
aquí estamos escribiendo las cosas
que queremos hacer en unos papeles
para que las hagan los otros
y seguir bailando así,
en un departamento
por orden y gracia de dos chicos newyorquinos
que comparan el amor con la corriente eléctrica
¿y qué saben ellos de electricidad?
Yo no poseo armas para entender la electricidad
Sólo sé que los combustibles fósiles
envuelven el calor del sol como un papel celofán
y la lluvia ácida tiñe de azul cianótico
ríos y lagos ríos y lagos
Pero qué importa eso
ahora el apocalipsis es un burbujeo iridiscente
un hormigueo tornasolado
el verdadero misterio es porqué a los otros no les gusta
la misma música que a mí.
Por qué no caen fulminados como por un rayo,
helados sus corazones como yo
cuando escucho los sintetizadores
de esta intrascendente canción.

FERNANDO G. TOLEDO


POEMA


Es la mañana

Y una cuerda
Puede estar ahora
Quebrándose 
«Estamos hechos para ser mudos» decís
Y mientras termina de tenderse el adiós
Llora cada uno en su silencio
Como si quisiéramos entender la luna
Como si fuéramos a acompañar esta lluvia
O como si dejáramos volcarse
En la arena de un desierto
El vaso de nuestra sed.

MARINÉS SCELTA


CARTA A MAMÁ


Siempre hubo tiempo

para cerrar las puertas
dijiste
crecí como pregunta en tu jardín
entre las espinas de las rosas
al acecho de los días de verano
te reclamo entre mis manos
abrazada a un pedazo de vidrio
tu reflejo es apenas un lejano país
al que nunca voy a llegar
lo único valioso no es eterno
dijiste
yo aprendí de la caída
y el frío
en la única oración para tocarte.
A cambio me diste
esta habitación que soy
de cosas por la mitad
a cambio,
el amor en un animalito muerto.

HERNÁN SCHILLAGI


CUANDO LLAMA LA PUERTA


has asomado tu curiosidad a la cerradura equivocada

pero tus ojos que esperaban una historia
de pesadillas y espejos negros
comienzan a brillar
como si lo visto
viniera del mejor de los futuros
y poco a poco y simultáneamente y atravesándose
las imágenes golpean tu retina tu rutina
y forman una aleación con el miedo
entonces la puerta es una nueva frontera
la línea de sal que cauteriza los prejuicios
tu cuerpo por tanto es una región a explorar
una nebulosa carne que se revuelve
tu cuerpo avanza sin sombra
tu cuerpo ya ves se enciende como un sacrificio
por cada paso que das en la piedra
«no hay dolor en el riesgo» te escucho decir
y tiendo mis manos hacia otra dimensión
pero lo que toco es un reflejo
el humo de tu fuego clandestino
acaso tu cuerpo sea también un mecanismo
que fabrica fantasmas de este lado de la puerta
para regresarme al olvido

LILIANA BODOC

LOS AUTÉNTICOS REYES DE LA HISTORIA


Me voy de carnaval

A murguear, a construir la fiesta.
¿Va a venir a escucharme?
Yo soy de los que cantan.
«Vamos rojo al ritmo de la murga»
Me contaron que esto de la murga
es viejo como usted.
¡No se me enoje!
Eso me hace feliz porque me da un pasado.
No un día sino muchos
Un pasado, ¿me entiende?
Un barrio como un mundo.
«Todos los domingos siempre voy a estar
Recordando siempre al que ya no está»
Me voy de carnaval, de redoblantes.
Burla para el infierno.
Me voy de mascarada
a celebrar que somos los que fuimos.
Después pase un ratito y me saluda.

******


«Vamos rojo al ritmo de la murga»

Y de repente se rompió la risa.
Se deshizo la gracia.
¿Qué pasa?
¿Por qué duelen los cantos?
¿Quién golpea?
¿Quién corre?
Mi máscara chorrea por la frente.
¿Por qué, si estoy bailando?

******


Mañana, cuando ya no tenga miedo

Voy a pensar despacio.
Mañana voy a entenderlo todo
Y que ¡Oh, dale oh!
No hay paliza más grande que una fiesta del pueblo.
¡Dale, oh! ¡Dale, oh!
Ellos van a pasar
Y la murga
Va a seguir calle arriba
Dale oh, dale oh
Hasta la vida.



PÁGINA 5 – NARRATIVA


ÁLVARO LOZANO GUTIÉRREZ

(Colombia)

FALSOS POSITIVOS

La mañana abrió sus ojos a otro día de lucha. Recorrió la casa despacio deteniéndose de manera inconsciente en cada en cada objeto, en las imperfecciones de las paredes, en las grietas abiertas por el tiempo, en cada retrato que evocaba el pasado, acariciando todo con la mirada, acariciando la memoria.- Mire que este café le hubiera gustado, es un poquito amargo pero así le gustaba a usted ¿se acuerda?Sus manos reconocieron las sabanas buscando esa silueta perdida. Un ritual repetido mil veces para organizar la vida en torno a los recuerdos, sin llanto, sin palabras, sólo precisando que el aliento de su hijo no se perdiera para siempre.- Ayer encontraron a su amigo Gonzalo en la fosa del cementerio central, también lo mataron por la espalda. La comadre Diana tuvo problemas con los militares, casi no se lo dejan sacar.Cinco años atrás, cuando Antonio tomó su camino, en su mente había más hambre que ilusión, era ese dolor que lo acompañaba desde niño: la pesadez, el desaliento, eso que anima los sentidos acallando las ideas. La plaga de los condenados de la tierra. Se fue a recoger café, buscando en esas lejanas montañas un poco de dignidad. Ahora lo único que le quedaba a María era su sombra atrapada en los objetos, restos de una vida cegada por una guerra que nunca decidió pelear.- Hoy me toca terminar más tarde, mire que llegaron unas compañeras de lejos.Ese día la plaza estaba llena, innumerables mujeres sostenían retratos de sus hijos muertos. Parecían infinitos, pero no obstante cada una de ellas tenía una cifra exacta: 3.796. Civiles inocentes, llevados bajo engaños a zonas de combate, asesinados a sangre fría y presentados como bajas enemigas, presentados como trofeos de guerra.Todos eran pobres, a todos les habían prometido un trabajo, todos ejecutados y declarados como guerrilleros. Ahora recorrían la plaza los jueves en la tarde, sus imágenes recordaban al mundo que en una guerra sin sentido los absurdos pueden multiplicarse en los cuerpos de aquellos que nunca sostuvieron un fusil.- A mi hijo me lo mataron hace cinco años, le dispararon y le pusieron un arma en las manos. Después cobraron la recompensa.María le hablaba a un grupo de mujeres recién llegadas, sus rostros asustados mostraban la extrañeza ante una ciudad que no les pertenecía. Ahora ella era fuerte, había aprendido a serlo gritando la verdad todos los días.Las abrazó largamente con la ternura que viene del intenso dolor. Todas eran una sola persona, las unía un pasado en común, la de ser las madres de los falsos positivos.

NOTA DEL AUTOR: Falso positivo: Es como se conoce a las revelaciones hechas a finales del año 2008 que involucran a miembros del Ejército de Colombia con el asesinato de civiles inocentes para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate dentro del marco del conflicto armado que vive el país. Estos asesinatos tenían como objetivo presentar resultados por parte de las brigadas de combate.1 A estos casos se les conoce en el Derecho Internacional Humanitario como ejecuciones extrajudiciales y en el Derecho Penal Colombiano como homicidios en persona protegida.



PÁGINA 6 – POESÍA ARGENTINA: SGO. DEL ESTERO

ADOLFO MARINO PONTI

I

Al galope de mis palabras una mujer se desnuda en mis labios abre las ventanas de mi piel y deja que el otoño haga su milagro.

II

Hay una penitencia de seda en tu cintura una cinta de rocío como si fuera un pez en la hierba. No se qué hago descalzo tras de ti.

III

Donde un pájaro raya la luna queda la cicatriz del milagro como este poema que de tanto sangrarme en las manos lo escribo en la niebla para que se borre en tu piel

NATALÍ ETCHUDEZ

TESORO DE LOS INOCENTES

se levantó el cepo
pero me dormí,
no pude comprar dólares.
sólo tengo un billete de 5 pesos arrugado
en el bolsillo izquierdo
y 40 pesos de fiado
en el almacen de la esquina.
mis compañeros de la facu
recibidos todos
si compraron.
ellos van a ahorrarlos
de dos en dos,
para no ahogarse
durante estos 4 años.
seguro se aparean entre ellos
los dólares y mis compañeros
porque cuando salga el sol
ellos podrán bajar a la tierra
llenos de moco verde
y descendencias deformes
gorilitasbrindando con absolut.
yo me quedo en casa nomás
pagando el puto alquiler
pero abrazando cumpas
y caminando descalza
para no olvidarme
del patio de mi casa
y de lo feliz que era
cuando depositaba
figuritas del mundial
y de sailor moon
en cofre
scomo mis más grandes tesoros
bajo la tierra
cerca de la hamaca

ALFONSO NASSIF

CANTO PARA DECIR SANTIAGO

Madre de la voz y la semilla con que se anticipó toda esperanza. 
Nunca pudo nacer de otro lugar la patria. 
A ti te nombro y a ti vuelvo. 
Quien sabe que gigantes alas atraen mis pies a tus raíces 
y te nombro desde el final del regreso hasta el principio 
donde partir es el recuerdo 
¡Carne de mi andar y mi quedarme... 
de mi quedarme siempre! 
Vamos juntos por la cicatriz abierta de tus ríos 
a dialogar al clima de tanino 
a desparramar al cielo tus represas 
animando la raíz de tus salinas 
entonando las coplas que escribirán en árboles de luz 
los días de tu nombre. 
El tiempo es un kakuy sangrando esperas 
pero hay colores que la mañana aguarda... 
ya dirá turay el poema y será un hermano sin nostalgia. 
Que así lo anuncien el sol y las guitarras...
¡Qué hermosa es la esperanza! 
¡No la maten mañana!

ANTONIO CRUZ

XII

Al final de los tiempos 
donde el silencio es canto y letanía 
ya no sufro la espera desdichada 
de la lóbrega muerte. 
He descubierto en las palabras 
la permanencia gloriosa de la vida.

CAROLA BRIONES

PAISAJE SANTIAGUEÑO

Me detuve en el límite del monte
 junto a esta tierra que memoro
 más allá del fondo de los ojos. 
Ardían los chañares y las breas. 
Como rojo de luna los tunales
como púrpura los ceibos,
con rubor adolescente los chaguares 
y el pálido lila de la flor del aire. 
El paisaje se vestía de alegría en los espinos. 
Silbaba el viento norte convocando 
sombrerudos duendes de la siesta.
 Aquí donde el salitre torna agria la boca
 los eriales que la sed provoca
devinieron con noviembre verdolaga. 
Y el cielo imposible navegando 
entre el azul y el verde y mi nostalgia 
y tu recuerdo y la lluvia novia esquiva 
negándose a la cálida ansiedad del brote tierno.

HUGO ORLANDO RAMIREZ

Sueños como aullidos

Hasta qué punto, sueño de uno... aullido de uno... 
El rostro de un vagabundo está indeciso de salitre, 
de monte, de quebracho, de río. 
Los cabellos le crecen como un aullido. 
Cuando muera, morirá su máscara morirá su cáscara. 
Caminante... sobreviviente... torbellino en sombra... 
hasta qué punto, dolor de uno, aullido de uno. 
Voy por la senda de tu exilio 
busco tu risa, 
la entrego a los corazones esparcidos, 
a la inmensidad de luces y de sombras, 
a los sueños como aullidos.



PÁGINA 7– NARRATIVA

DIANA ARAUJO PEREIRA
(Brasil)

MI CASA ES EL DORMITORIO

Mi casa es el dormitorio. Mi mundo es mi dormitorio. En él caben mis esperanzas, deseos, sufrimientos. Quiero ser escritora, quiero que mi ventana me lance hacia donde la imaginación me pueda llevar. Me aíslo en el dormitorio, bajo el reproche de mis padres, que me desean el destino normal de las mujeres: que me casara y que les diera nietos.
Ellos son tristes, soy su única hija, y sigo viviendo en mi mundo preciso e incontaminado. Por las grietas del tejado me yergo y comando el universo. En mi pequeño dormitorio soy la señora de las horas y de los silencios. Escribo todo el día. A veces, despierto de madrugada y en medio de la oscuridad empiezo un nuevo poema.
Escribir no es cosa de mujeres, me dicen ellos, pero en mi pequeño dormitorio las palabras son mías. Y no me importa el futuro. La soledad es el bálsamo que necesito. El tiempo me pertenece.
Pero un día todo cambió: ante mi ventana, siempre abierta al campo, al verde de la finca, veo otro paisaje. Cuatro hombres que me miran de soslayo. Sin pudor o cuidado. Me miran, y es como si me tocaran. Se les ha contratado para reformar el tejado.
A partir de este día se cerró mi ventana. Por más que extrañara el cielo y la luz, reencontré la paz. Lo que no sabía es que los hombres seguían fuera, en espera, junto a la ventana.
Nada más terminar todo el servicio, entraron por la casa. Abrieron la puerta de mi dormitorio con largas sonrisas, como si vinieran a celebrar el final del trabajo. Mi padre intentó impedirles, pero estaban borrachos y poco dispuestos a conversar. Mi madre tiró a mi padre del brazo y yo, aunque a metros de distancia, pude escuchar qué decía su mirada. Mi padre aceptó el reproche de mi madre, bajó los ojos y se calló. Ambos se alejaron y dejaron que pasara lo inevitable. Si era yo una hija ingrata, siempre aislada, que no les quería como esperaban, que no les daría nietos, que no cumpliría su rol en el guioncito del mundo.
Sobreviví tres días. Tres días de tormento físico, de dolores insoportables, pero tres días de un tormento aún más grande, que venía de lo más profundo del alma. ¿Cómo perdonarles? ¿Cómo perdonarme?
No dije ninguna palabra. Ellas ya no me pertenecían. Lo único que hice fue levantarme al tercer día para poner fuego a todo lo que había escrito. Por detrás de las llamas pude ver lágrimas en los ojos de mis padres. No lloré, no recé, no hablé. Me acosté y morí.



PÁGINA 8 – POESÍA ARGENTINA: TUCUMÁN

OSCAR BARRIONUEVO

AVISOS CLASIFICADOS
Se llama a las interesadas


a cubrir un puesto de ausencia

que dejó una mujer

que se fue con el día

es indispensable

hablar el idioma de la ternura
buena presencia de corazón
escribir con las manos
sobre los cuerpos
pero por sobre todas las cosas
cuando crezca el verbo
y se revolucione la sangre
deberá decir
que tentada por el mundo
otra vez
partirá con la mañana.

MYRIAM LEAL

ÁNGELES PERDIDOS

Alguien perdió sus ángeles 
Los olvidó en el asiento trasero de la pick-up 
Desde entonces ellos fuman habanos
juegan póquer todo el tiempo 
y abusan de la cerveza 
En las noches por allí anda alguien desangelado 
con un manojo de plumas en el bolsillo 
y estos chicos 
-a los que ya les está creciendo la barba- 
quieren redimirse
volver a casa.

SERGIO GABRIEL LIZÁRRAGA

LOS HOMBRES

Presos,
con los pies derretidos en el suelo,
somos la madera
que sostiene al bosque,
y que los días buscan como alimento
para saciar sus hogueras...
Escarbamos en el alma
en busca de la llave
que desate las alas
para acercarnos al cielo.
Dejamos atrás las llamas
de una tierra que 
calcina los sueños...
Debilitados por el juego cotidiano de resumir 
nuestros fragmentos,
nos arriesgamos en las calles
del laberinto más antiguo,
por confluir en la unidad
y el orden.
Mientras nos acechan
los minotauros del tiempo...

INÉS ARÁOZ

VARIACIONES DE LO ROJO CON PÁJAROS CONTRA LA PENA DE MUERTE

La piedra que la mano arroja
Rojo al volver la piedra con dos alas de nube rota
También es pájaro el aleteo del sueño
Contra la nube roja que nos desasosiega
También es pájaro la sangre que el ojo vierte
Al cruzar la horqueta
Rojo el desesperado batir de alas
Sobre el corazón del mundo
Rojo el dolor emplumado que mi mano arroja
Roja la piedra que dispersa la blanca fragancia
De la nube
Rojo
La luz del crimen
El estupor rojo

ARTURO ALVAREZ SOSA

DESPRENDIDO DEL TIEMPO

Siento llorar una mañana,y vuelo como un pájaro
en la ligera costumbre
del aire que habla su grandeza.

***

Por el luminoso pecho del silencio
viajan los días,y solamente en sus dichas
vuelvo hacía la luz
la dulce violencia de los ojos.

***

Desprendido del tiempo,
penetrado de fragancias,
derivo en el desarraigo de la noche,
desbordada por ángeles y furias.

***

Ha reventado el alma de la tarde,
y una embriaguez de cielo
eterniza el corazón, la rosa, el viento.

CARLOS DUGUECH

DE LA CONDECORACIÓN

¡Cuánto sabes de todo lo que ignoro! 
¡Cuánto vale decir que hemos seguido 
desde aquí tus caídas y tu erguido 
corazón vencedor, fuerza del toro, 
descubriendo su sombra en el sonoro 
estertor de la sangre y su estallido! 
De muerte imaginada tu latido 
repartía el dolor en rojo y oro. 
¡Cuánto callas por ser de boca ausente
y, a un tiempo, de muertes olvidadas! 
¡Cuánto puedo saber de la demente
 mascarada del hielo y la metralla
si dibujan tus formas mutiladas
 en el burdo oropel de una medalla!

ALEJANDRA DÍAZ

LA RECOLECTORA DE SUEÑOS

Escaleras abajo sale / cierra la puerta
una ofrenda de flores para los sueñosde los otros
una canción de cuna
para los que no duermen
y una buena jaula
para el espanto.
están los que remontan el carrusel de infancia
los huérfanos sueños de los que no aman
van y vienen plegarias como insectos que nunca 
lograrán ahuyentar la pesadilla
"en este sueño andamos"
-dice la recolectora-
"aquí tampoco se deja de ser uno"
-afirma-
atraviesa los sueños de los náufragos
besando su frente bebe
los amores rotos del pasado
algún jardín atragantado
del que se huyó despavorido
la recolectora de sueños
guarda en la retina
lo que olvidarán mañana
aquellos que han soñado.



PÁGINA 9 – ENSAYO

LILIANA ANCALAO
(Argentina)

POESÍA EN EBULLICIÓN Y TRANSPARENCIA

Escribimos hoy en un territorio de límites difusos y en proceso de transparentarse.

La función de nuestra poesía como actividad actual del pueblo originario mapuche es aportar a la tarea colectiva de devolver la transparencia al territorio. Un territorio de tiempos y espacios reconstruidos desde la memoria y la militancia.
Vivimos en un territorio del cual se ha escrito mucho, un territorio sobre el que los vencedores militares y financistas de la guerra del desierto-pacificación de la araucanía han mentido durante 120 años.
Vivimos en un territorio saqueado ya y en el que sobrevuela la rapiña con sus garras sacrílegas, despiertas
Transparentar es desmitificar, descolonizar, recuperar y resacralizar.
Decir que nuestro territorio se va transparentando implica desmitificar este espacio como fin del mundo e instalarnos, cada vez que escribimos un poema, en el principio del mundo, este principio que nos hace originarios de Wangelen y sobrevivientes de la furia de Kai Kai.
Hacer transparente el territorio es descolonizar el discurso difundido sobre nuestro espacio que nos ubica de un lado u otro de la frontera. Seguir andando con nuestras palabras, circulando desde el Atlántico hasta el Pacífico y desde el Pacífico hasta el Atlántico. Usar la cordillera como puente como lo hicieron nuestros ancestros y como lo siguieron haciendo nuestros parientes y amigos: escapados cuando los ejércitos criollos, exiliados cuando las dictaduras, corridos cada vez que el hambre, urgidos cada vez que el amor.
Descolonizar el discurso dominante es derrumbar monumentos, cuestionar próceres, rasparnos ese discurso con el que nos enseñaron a avergonzarnos de ser quienes somos
Transparentar el territorio es recuperarlo tomando como referencia la transmisión oral de los ancianos señalando desde su memoria: “aquí estaba el rewe, allá el potrero, antes de que el winka corriera el alambrado”. Recuperar el territorio es denunciar cuando nos matan a los hijos y no aparecen los culpables, o los absuelven. Hijos asesinados a veces sin tiempo de saber de qué linaje vienen.
Transparentar el territorio es volverlo a sacralizar, recuperar las ceremonias y los rituales para venerar las fuerzas del planeta e instalarnos en el ciclo natural. Circular en nuestro territorio agonizante, con la conciencia espiritual de nuestro planeta herido, aquí, donde todo es altar, vulnerado por herejes suicidas.
La función de la poesía hoy, al sur del sur, es hacer transparente nuestro tiempo y nuestro espacio usando el arma poderosa en que se trasforma la palabra, cuando la estética hunde su raíz en la ética.
Ser poeta originario mapuche es ser investigador, historiador, antropólogo, semiólogo, lingüista, celebrante. Ay de nosotros ahora que los lamngen depositan en nosotros las imágenes de sus recuerdos, las historias de sus familias, las denuncias de los abusos.
Ay de nosotros ahora que los ríos nos están mirando para ver cómo los traducimos en palabras
Sean felices con su raíz, nos dijo el machi Collipal, y escuchamos cómo lloraba el bosque en su voz quebrada.
Somos felices, cuando logramos un poema, ese canto que a veces brota de nuestro cuerpo.



PÁGINA 10 – POESÍA ARGENTINA: JUJUY

ALEJANDRO CARRIZO

el vendedor de muertes vino a buscarme.

Le dije que había llegado en mal momento
(que estaba acostado con la poesía
pero insistió y desplegó el muestrario:
las había heroicas soledosas inesperadas
las de amor las de guerra las diarias
aquellas por autodeterminación
y la que me dejó
(la de los otros.
esa que cuelga de mis sueños
brota por mis ojos,
ésa por la que daré la vida

ILDIKO NASSR

SEI SHONAGON

sei shonagon vivió en japón en el siglo X

emily dickinson vivió en estados unidos en el siglo XX
ildiko nassr vivió en argentina
después del golpe de estado más sangriento
de la historia de su país
nunca escribió un gran poema como shonagon o dickinson
pero la poesía le mostró su piel una noche de amor
y jujuy le brindó un banquete de imágenes mágicas

MIGUEL ESPEJO

ESCRITURA

Escribo por hastío

-sobre todo poemas que nunca salen de mi boca-
por desolación y falta de palabras.
El ruiseñor de la vivienda, mi casa,
ha quedado sin lengua
desde el día, no lejano por cierto,
que lo llamé a mi puerta,
aunque lo extraño era que yo no tenía puerta ni casa
o tal vez sólo una casa cerrada
con una pequeña ventana en lo alto del techo
apuntando al cielo.
Estoy en la tierra.
Quiero estar en la tierra
A cada instante necesito repetírmelo
recordar que no me encuentro flotando
en constelaciones sin nombres,
en desiertos gigantes.
Amé con una desesperanza entre mis manos.
Me he separado de la desesperanza total
o quizás me abandonaron
todos los impulsos que he conocido.
Estoy sin instintos
como una vieja comadre
a la que le extirparon la lengua.
Ebrio de contradicciones y de dolor
hubiese debido abandonar la poesía
hablar de metafísica,
de crítica literaria y de historia.
Pero la única historia que me interesa descifrar
la he perdido en la tormenta de esta época.
Escribo para aparentar un oficio.
Yo que siempre me he rebelado a tener algún oficio
pienso ahora que lo único que hice fue buscarlo.
Yo que nunca pude salir de mí
y que nunca estuve en mí
busqué un refugio en la memoria tergiversada.
He inventado mi historia
porque no pude tenerla.
Mi biografía es mi sombra.

LÍA SOSA

LAS RÁPIDAS

jadean de ansiedad y soledad

de falta de rituales de ausencias derretidas
de terrenos baldíos de jardines deliciosos
las rápidas
se pasean en combustión de pústulas de oprobio por falos
in comprometidos
las rápidas
¡pobres
las rápidas!

PEDRO SALVADOR ALE

ETERNO RETORNO

semillas de muerte,

a duras penas florecen niños,
libros o sueños:
el asombro del ciego
que se mira por dentro
en los ojos de un dios que no ve por el misterio
que una memoria guarda contra su reino.
¿Quién hizo lo suficiente?
Andar con la desnudez prestada
lloverse de ternura con un sueño roto cada día.
¿Cómo me trató el tiempo, la tormenta,
lo justo y la gracia, el peso de la historia,
la fragilidad de todo,
quién me podrá juzgar?
para andar sobre el abismo ni quiero saber si soy un vuelo,
si tengo que dolerme del tiempo:
si el amor, las mentiras, el abandono con su raíz terrestre,
escriben la sombra invisible
El tejido de mis venas sostiene
Ya no espero zapatos nuevos
el olvido



PÁGINA 11 – NARRATIVA

TERESA LÓPEZ OLIVERA
(México)

LAS MUJERES MAGICAS

Hace miles de luces del tiempo, cuando solía vagar creyendo que sabía de la vida, iba desde las costas a las montañas.

Las montañas son las más misteriosas y embrujadoras geografías donde se encuentra el alma de una misma y aprende a respetar las luces y sombras de las demás personas, a las razones de la vida y las sinrazones de las luchas por la vida sin muerte.
En esas montañas hace miles de años y hace unos segundos, las conocí a ellas, las mujeres mágicas, las de las fuerzas incontenibles, que te traspasan con su horror y su esperanza inaudita.
Conocí a muchas pues mi ignorancia era muy grande, gracias a que al menos tenía ojos claros, un poco de oído y pies ligeros; pero sólo te hablaré de algunas: las de Tonantzin y las de Raramuri. Eran señoriales sin lujos ni poderes conocidos, es decir sin dinero ni honores ni prestigio, aquello por lo que hay tantas guerras y desgracias sangrantes en el mundo. Solían caminar mucho a pie, hacer tortillas y lavar en el río, cantar en lenguas antiquísimas y amar con pasión todo lo que implicara la vida.
Las de la arena fina, eran madres, hijas y nietas. Lupe, la hija, fue a la fiesta patronal de San Juan Bautista y el borrachito le llamó, un perro estaba a punto de comer a la bebé que habían tirado en la madrugada porque era fruto de una relación sin matrimonio. Lupe la levantó le quitó la placenta y la calentó con agua hirviendo, en botellas para devolverle la vida, ese día la bautizaron y la llamaron Reina Guadalupe, porque estaba mandada por Tonantzin, como regalo. Lupe tenía una vida de penurias y compartía la leche de su hija de sangre con su hija de magia, se llevaban cinco meses.
Se la pidió regalada una mujer rica y no la dio, se la pelearon los parientes y pronto la registró a su nombre. Esa magia de la misericordia fue invencible, sin precio, el amor nunca se puede comprar ni destruir, sólo ancharse como el mar. Allá quedaron en el pueblo náhuatl dando luces y luces.
Las otras mujeres que me dejaron la vida cambiada y la mente azuzada fueron las de raramuri. Fui cuando no pensaba. El terror llegó primero y les arrebato los hijos, los maridos y los yernos, los papás y familiares y algunas hijas. Les arrebato por medio de los sicarios, esos que se dicen hombres y están muertos en vida, sin corazón ni entrañas. Los cielos estaban negros mucho tiempo, solo veían las luces de las balas y las veladoras. Era como la peste de la muerte que dice el éxodo o el apocalípsis. Ellas agonizaron, un día enloquecieron y los fueron a buscar a las montañas, sus ojos eran más que lámparas, sus corazones bombearon la fuerza de las caminatas infinitas en búsqueda de sus muertos y desaparecidos, por ahí encontraron a un esclavo de crimen, quien se hizo tonto y caminó al monte para que ellas buscaran. Encontraron la fosa con cientos de asesinados y sus pulmones iba a reventar del olor a podrido, sangre y quemado, muchos huesos con carne agusanada, otros cuerpos, la mayoría jóvenes, asesinados, torturados y algunos desnudos otros aún con ropa…vieron…vieron…pero no estaban los suyos. Entonces lloraron largamente por todas las familias que no encontrarían nunca a sus seres amados porque estaban en esa fosa frente a ellos, oculta en raramuri…y se volvieron. Se murieron un mes, de llanto, no quisieron comer, no podían cerrar los ojos pues los de la fosa se levantaban ante ellas. Cuando paso el mes de la muerte se levantaron, iluminaron sus comunidades y trabajaron sus siembras, sus comidas, sus sonrisas. Cuando las conocí me invadieron con su luz y su horror, cambiaron mi vida, las de otros y otras, me arrancaron el mundo de consumismo, de ignorancia, de mediocridad. Allá están en las montañas, ya no mueren, viven en el cosmos manteniendo la esencia de la luz, de la magia invencible que hace crecer los bosques, los ríos y alimenta el tiempo de los relojes de la justicia.



PÁGINA 12 – POESÍA AMERICANA: BRASIL


ANGELA TOGEIRO


SOY


En un retrato de familia

roto al medio
dividido consigo mismo
guardado en el fondo de la gaveta
dentro de un paquete
amarillento
están mis ancestros.
Mis bisabuelos
de raza blanca, amarilla y negra,
mis abuelos,
mis tíos,
mis padres
Allá estoy
forma de espermatozoide,
forma de óvulo,
alma confabulando
mi momento de nacer.
De todos
solamente yo continuo la memoria
en esta vida,
en un cuerpo a envejecer.
(Traducción de Perpétua Flores)

JOSE GERALDO NERES


XIII


cántico en la órbita azul

verbo de tamboresy silencios
agua en la caza
de un sagitarioy laberintos
grito las melodías
del Vesubio
esfinge siembra
el noveno girasol
en el reloj lunar
.(Traducción de Marta Spagnuolo)

DORA RIBEIRO


I


te dejo aquí

en este lugar de vano inverso
mundo siniestro de un universo recién-explotado
me dejas aquí vestida de música aérea
y paseante casi desnuda
no hay palabras para regular el espacio vacío
apenas dejamos al abandono
regresar a su puesto de vigilia
(Traducción de Antonio Maura)

RUBENS ZÁRATE


[ELLOS ESCRIBEN, ESOS RELÁMPAGOS]


Ellos escriben, esos relámpagos

en la carne.
Ellos escriben en las tinieblas ofuscantes de la noche
de la carne.
Ellos se escriben a sí mismos.
Esas luces,
esos destellos se escriben
en la carne,
en las tinieblas de la noche de la carne.
Luces destellantes, esas hojas
en la piel, en la carne en tinieblas del poema,
esas hojas se escriben a sí mismas.
Esas luces fugitivas,
esas cuchillas,
esos dientes de cobra negra y sinuosa.
Esas dagas se escriben en las tinieblas,
puñal subterráneo.
Esas colas de escorpión negro
que se escriben a sí mismas
 cuchillas luciendo en la brea,
esos gestos de relámpago, para abajo y para adentro,
esas agujas de aborto.
Esa carne sangrienta gritando
en los ganchos de los mataderos.
Esas luces centellantes se escriben a sí mismas,
en las tinieblas ofuscantes de la noche
de su propio poema.
Centellas afiladas,
esas aristas eléctricas sobre tus curvas de gata,
esas dagas se escriben en la piel.
Cuchillo enterrado en el jardín,
en las tinieblas de la noche de la tierra,
en la sangre de los ciruelos bajo la caricia de un hacha,
esos relámpagos se escriben.
Se diluyen en su propia savia negra,
escríbense a sí mismos y se raspan.
Escríbense y nunca se apagan:
la cicatriz de un resplandor nunca se cierra.

ALICE SANT´ANNA


FRANCOISE


de novecientos veinticinco

rollos de fotos, algunos clichés:
françoise hace la maleta para venir a verme a parís,
dice que le gusta esto sólo en invierno
en verano se pone demasiado caluroso
y los pies se hinchan.
crema curativa en los dedos
un beso que sana,
françoise carga su cámara
por todos los cafés de la ciudad,
pide el menú y astuta va al baño,
gran admiradorade azulejos y jabones.
le saca una foto también al croque madame,
ya en la mesa cuando vuelve,
agujerea la yema con el tenedor
y le parece muy gracioso el amarillo
coloreando pan jamón plato.
françoise hace origami con la servilleta,
se sube a la bici y acompaña
la velocidad de los coches,
aprieta botones uno cinco tres ocho
contraseña correcta
y la puerta se abre con un plac,
françoise sube las escaleras
chardon lagache 92
 revestidas de alfombra, empapelado crema,
y suelta las bolsas en el sofá.
françoise siempre dice que fue un día de aquellos
(Traducción de Aníbal Cristobo)

NARLAN MATOS TEIXEIRA


ELEGÍA AL NUEVO MUNDO


tú me preguntas amigo mío

dónde he estado durante mi largo silencio
he estado en la azucena de las cañas
y en la amargura de los cañaverales
donde temblaban las hojas por miedo a los hombres
los cañaverales me susurraron en gritos horrendos
la sangre amarga que le endulzó la boca
las manos ásperas que le enjugaron las mejillas
el cañaveral que moría de hambre
antes de llegar a 27 años de edad
de aquellas voces sin estrella
que envolvían extrañas lenguas a lo lejos
oh cañaveral verde,
¿de qué color es mi sangre roja?
mi sangre tiene miedo de la muerte del azote de la noche
mi sangre tiene miedo de mí
tú me preguntas amigo mío
dónde he estado durante mi largo silencio
he estado en los navíos negreros mercantes
que mercadearon mi destino hasta América
hasta ahora bebieron mis leyendas
como se bebe un barril de ron agrio
mercadearon cada estrella del cielo
y del mar infinito
cada pájaro cada pluma de mi escarapela
y dibujaron mapas con mi sangre
y alzaron tótems sobre mi tribu
y encendieron fuego en los campos sagrados de mi pueblo
y sus lanzas me repartieron las venas por continentes distantes diferentes
tú me preguntas amigo mío
dónde he estado durante mi largo silencio
he estado por las espumas de los mares de nunca antes
por donde vinieron la pólvora la bayoneta el espejo la tuberculosis la sífilis
por donde vinieron la espada y el yelmo
-¡las nubes jamás se olvidarán de eso!
¡oh mar salado, cuántas de tus sales son genocidios de Portugal!
en el atlántico negro
en las cubiertas de los viejos navíos piratas
en los calabozos de la crueldad humana
en las prisiones de Sierra Leona
– que todavía duelen en algún pliegue de mi cuerpo
en Angola en Guinea-Bissauen Senegal en Benín
he estado en el reino de Guatemala
y en la provincia de Yucatán
y en la provincia de Cartagena de Indias
y en los grandes reinos y gran provincia de Perú
y en el nuevo reino de Granada
y en las islas de Cuba y Trinidad
y en el reino de los Aztecas
donde espadas de brutalidad
hendieron mi cuerpo desnudo
donde los perros de caza
de los barones de las Indias
se alimentaron de los brazos y de las piernas de niños indefensos
tú me preguntas dónde he estado amigo mío
y solamente ahora puedo romper mi silencio:
he estado conmigo
(Traducción José Ángel García Caballero)



PÁGINA 13 – NARRATIVA


ANA LUCÍA RAMAZZINI

(Guatemala)

CONTINUAR RESPIRANDO


Era ya entrada la tarde. Ella cayó rendida en medio de la milpa… Se sentía agotada, el aire le faltaba… Por eternos segundos percibió cómo la muerte –vigilante– la rondaba. Se vio recorrida por una temible sombra que la fue cubriendo toda… Escuchó el ruido ensordecedor del miedo, ese ruido que silencia y paraliza. Pero aun así, tuvo fuerzas para preguntarse: ¿cómo?, ¿cómo era posible esto? ¿La muerte había llegado a visitarla? ¡A ella! ¿A ella que se dedicaba a ir tras la vida?Apenas terminó de hacerse estas preguntas un temblor la estremeció… Y al mismo tiempo, le hizo traer a la memoria los recuerdos más profundos de su historia de lucha y resistencia. Vivencias que volvieron del pasado y que, una vez más, la conmovieron: Huelgas magisteriales exigiendo el derecho a la educación de sus alumnos y alumnas, manifestaciones de sindicatos por los derechos laborales, mujeres organizadas para ser reconocidas como ciudadanas, campesinado demandando su derecho a la tierra, juventudes ansiosas de democracia derrocando dictaduras, pueblos indígenas velando por el “Buen Vivir”… Recuerdos de esa Patria Grande convencida de realizar la utopía, creyente de hacer posible aquello que desde la perspectiva dominante se proclama como imposible.

¡No, no podía dejar que la muerte se apoderara de ella! ¡Menos, en estos momentos en que la necesitaban para seguir andando! La Patria Grande clama desde sus entrañas por ella -¡hoy más que nunca!- frente a los gobiernos autoritarios, la lógica del mercado voraz, la dictadura mediática, la criminalización de las protestas sociales, el grito de la Madre Tierra…
La noche llegó… y la lluvia también… Eran lágrimas de indignación. Parecía que la Patria Grande lloraba sólo de imaginarse que ella podría morir… Por minutos se desvanecía, pero como siempre, trataba de aferrarse a la vida. Fue una noche larga… Demasiado larga…Al amanecer, casi desmayada entre el maíz, escuchó a lo lejos los cantos sonoros de los pájaros y el tímido sol la acarició con su calor, como en un intento de reconfortarla. Ella permanecía inmóvil y sin fuerzas… Mariposas revoloteaban a su alrededor como queriendo reanimarla…De pronto, unas voces capturaron su atención… Eran mujeres jóvenes, hijas de la montaña, que estaban reunidas en el campo bajo la sombra de un gran árbol, conversando. Estaban tan cerca, realmente tan cerca, que hasta podía entender lo que decían:- “¡Nos tenemos que organizar! No podemos permitir que borren lo que vivimos. ¡Sí hubo genocidio en Guatemala!”- “Incluso la Comisión de Esclarecimiento Histórico concluyó que entre 1981 y 1983 agentes del Estado cometieron actos de genocidio”.- “Sí, las nuevas generaciones no pueden olvidar, es necesario que en las escuelas se enseñe esto. Necesitan conocer las historias vividas…”- “Es urgente que nos sumemos a la voces de la memoria para construir un país diferente”.Poco a poco, lo que al principio ella escuchaba como susurros, se convertía en palabras fuertes llenas de futuro que le retumbaban en su interior como soplos de vida… Ella, quien siempre había nutrido a la Patria Grande, era ahora quien se veía alimentada por las personas que no permiten que la memoria sea arrebatada, por aquellas que se resisten al deseo de la amnesia de algunos grupos. Esta plática era evidencia de que el legado de ella estaba allí: vivo, palpable, presente…Cada palabra penetró en lo más hondo de su ser. Así, ella, la Esperanza, se fue levantando fortalecida por las jóvenes. Al sentirla, la muerte huyó; esas voces hacían sucumbir a la inercia cómplice y a la conveniente indiferencia. Ella tomó aire... Sabía que este era su continente, el continente de la Esperanza… Estaba decidida a no dejarse morir, ¡y a seguir respirando entre la Patria Grande!



PÁGINA 14 - POESÍA AMERICANA: CHILE


ALICIA FONTECILLA ARAVENA


PORQUE RESUCITAR ES INEVITABLE


Pienso en la palabra y su sangre

en el estertor de lo posible
pienso en un rostro
batallando tras las sombras
y la distancia rota mil veces
como el espejo en que ahogabas
algunos atardeceres de infamia
Vuelvo a pensar en la palabra
en la tuya, en la mía
en la que nace irremediable
abriéndose paso
por los labios apretados
por entre los dedos empuñando
un vaso de vino, una cruz
un corazón recalcitrante
Pienso que ya está bueno
ya es tiempo ,
llegó la hora
-presta atención-
no lo voy a volver a repetir.

MAURICIO FELLER


Y TAMBIÉN DE TODO LO DEMÁS


Me declaro culpable

de criminal impaciencia
e inexcusable melancolía
de evadir el impuesto a la risa
de no tener tarjeta de presentación
de ejercer ilegalmente
la profesión de destripador
de haber mirado de niño
con especial atención
los avisos de ropa interior femenina
en las revistas “Cosmopolitan” que compraba mi madre
de portar a diario un bolso cuyo contenido ignoro por completo
de ser probablemente el único imbécil del planeta
que leyó las obras completas de Lenin
de conducir carros de supermercado en total estado de lucidez
de haber contribuido a la explosión demográfica
apagando las luces de esta ciudad de mierda
de profanar silencios ajenos
de omitir detalles fundamentales
y fundamentar omisiones imperdonables
de usar talco desodorante en los pies
de no haber pasado la página diez de
“La Teoría de la Metacrítica del Conocimiento”
de dormirme en una película de Wenders
de haber visitado países y ciudades sin salir del hotel
de no haber aprendido a ver la hora en relojes de palitos
de no saber abrocharme los cordones de los zapatos
de no haber entendido nada de nada
de haberlo probado todo sin llegar a ninguna conclusión
de acostarme con una estrella fugaz
y despertar al día siguiente con toda una constelación
de escuchar canciones de Sandro y Favio en mi personal estéreo
de haber transmitido por radio informes de temperatura y humedad
sin consultar al Servicio de Meteorología
de la Armada de Chile
de haber desvestido santas y vestido demonios
de no haber alcanzado jamás
la absoluta certeza de la inexistencia de Dios
de hablar y callar más de la cuenta,
ambas cosas a la vez
de haber sustentado seriamente
y durante largos años boludeces como
“El camino de los excesos conduce al palacio de la sabiduría”
de jugar a la ruleta rusa esperando ganar un oso de peluche
de vivir y morir al día
de no haber tenido siempre
el coraje ni la consecuencia
de no haber hecho mucho más que lo bastante
y también me declaro culpable de todo lo demás.

KARLA RODRIGUEZ


CAMINO POCO POR ESTOS DÍAS; ME QUEDO EN LA CAMA Y DUERMO


soy la consorte de un hombre al que llamo coleccionista 

cada día parte temprano pasando el cerrojo 
pienso que es lástima que siente al despedirse 
al mediodía me levanto y persigo pavos para darles de comer.
Por las noches acaricio en secreto esta idea:
el sentido de vocación ha de crecer en mí 
como un semilla en la mitad del pecho. 
Crecerá unida a mi cuerpo 
y al fin podré tener un lugar dónde ir en tanto, 
veo como el coleccionista duerme 
no me muevo y aguardo. 
Van varios días y comienzo a mortificarme 
puede ser que me esté equivocando 
algunas noches sueño que mi lava es saliva 
o mar en un recipiente
el resto del tiempo escribo en una servilleta:
si quiero lo devoro, si quiero me pongo quieta, 
si quiero me trago mi propio corazón.

GLORIA DÜNKLER


ANKUNFT DER EMIGRANTEN


No fuimos descendientes de reyes ni licenciados

y mi abuelo recogía la nieve
amontonada en las calles de Hamburgo.
Lo único que trajimos fue coraje, el buche
y los sueños en las maletas.
Aferrados al mástil del buque
taconeado de niños enfermos
de vivir con la peste y el hambre,
de mujeres que parían en la cubierta
y otros que dormitaban en los pasilloso 
de a tres en los camarotes.
La maldición de errar por los mares 
había terminado.

GONZALO VILLAR


DIOSES


Me gustan los dioses sexuados 

deidades no vírgenes 
inquietos entes falibles 
que usan condones 
buscan citas por Internet 
conversan en los buses 
escuchan olfatean 
acunan a sus hijos 
pololean con ahínco 
comen ensalada de tomates 
sufren algunos divorcios 
disfrutan el ají y la cebolla.
Dioses humanos como la duda 
dueños de ligeras faltas 
generosos como la tierra 
ausentes de furiosas ambiciones 
puros como copa de vino 
pacíficos como un cisne 
mortales como la lluvia.
Dioses cercanos como hermanos 
filántropos feroces 
obreros del pan 
feministas incansables
seres de pies desnudos 
uranistas y felices 
solares personas comiendo vegetales 
seres combatiendo el dolor.

ROSSANA ARELLANO


NUNQUAM LUMEN


A ras de suelo, 

nos llenábamos los bolsillos de piedras 
nada más al alcance de los dedos. 
La frase del día era: Vetare vitam
Nosotros, éramos niños 
y sentíamos el golpe 
del hambre entre los huesos.
Saciar la sed de las edades enjauladas: 
Una piedra 
Contemplar la desnudez famélica de Ruth: 
Una lágrima 
Sospechar la procedencia 
de algún resto de pan que trajo Rajel : 
Un horror La frase del día era: Spes vitae
Nosotros, éramos niños 
y contemplábamos embobados 
la rosa azul detrás de la alambrada.
Dentro de mí, la voz, de aquel que quiere 
subirse a los árboles 
Dentro de mí, 
la identidad, de aquel que escribía ruegos desatendidos 
Dentro de mí, el recuerdo, 
de unos ojos indiscretos tras la nuca 
Dentro de mí, cada palabra, 
de los que nunca figuraron en retratos.
Hoy me permito hablar con Dios 
algunas veces creo que él sospecha, 
que una brisa de mundo 
va dictándome poemas, 
pero yo, no soy poeta,
no, jamás lo he sido.

PÁGINA 15 – NARRATIVA BREVE 

J.M. TAVERNA IRIGOYEN
(Santa Fe-Argentina)

AGUA CLARA, AGUA OSCURA

-Apotegmas-


En la creación, la prolificidad suele ser enemiga de la autocrítica.


*****


No hay creación huérfana. Quien lo niegue está mintiendo sus orígenes.


*****


¿Qué es la creación sino un intento de afirmación de uno en la verdad?


*****


Todo creador se piensa un pequeño demiurgo. De tal fantasía emergen los argumentos para intentar que ese pensamiento pueda tener un mínimo pie de autenticidad.


*****


La fe creadora no es sino una forma de mística, en la que dioses paganos intentan revertir los rituales certeros.


*****


Falsos argumentos conducen a caminos cerrados. Así lo comprueba –a veces tardíamente- quien en la concepción se apoya sólo en los recursos técnicos.


*****


La vida del artista es breve: sólo llega a concretar, a veces, una sola obra. Sobre esa obra –cadena de eslabones- subyace el credo de un testimonio.


*****


¿Cuánto cuesta crear? ¿Cuánto duele la creación inspirada en renunciamientos? ¿Cuánto puede perdurar un intento, una pasión, un descifrar el trasfondo?


*****


Los vacíos espirituales no siempre son perceptibles. A veces se los disimula con la habilidad de un equilibrista que sabe hasta dónde resistirá el cable.


*****


Si la voluntad persiste, no habrá guerras perdidas. Aunque sean batallas no ganadas, la voluntad casi todo lo supera.


*****


El hombre que está solo no siempre entiende que la soledad es un refugio.


*****


Atrapado en las redes de la memoria, se puede vivir con el filo del rencor cruzando la garganta. Pero aunque se siga viviendo, la sangría será mortal.


*****


De las adicciones, ninguna tan grave como la del tedio. Hacerse amigo del no-hacer, del no-querer, del no-poder, es lo que más asemeja al hombre a un crucificado.


*****


Hay instantes en que el pensamiento se congela. Ni una idea se atreve a quebrarlo. Es entonces cuando se comprende que el hombre es materia y espíritu y que, por ahí, anida el alma.


*****


Estamos preparados para amar y ser amados. No comprendemos el vacío.


*****


Estamos hechos de complicidades. En cada acto no cumplido, en cada evasión, en toda renuncia, somos cómplices de la frustración, de la mediocridad o del engaño. Lo mismo da.


*****


No hay medidas para el dolor; tampoco para la felicidad. Ninguno de los dos posee grados de saturación.


*****


Hay preguntas que no se hacen porque carecen de respuestas. ¿Cómo se concibe la traición?


*****


Si existieran escuelas para padres, seguramente los errores serían perdonados por los propios hijos.


*****


No desesperes: la vida da tregua entre un golpe y otro…


*****


El secreto es abrir y cerrar ventanas. A tiempo.


*****


La realidad no tiene estilo ni talento, dice André Malraux. La realidad es la que nos quiebra y nos levanta, tan simplemente.


*****


Todo artista que se precie es rupturista con lo que fue hecho. El arte comienza con él.




PÁGINA 16 - POESÍA AMERICANA: ECUADOR


ALEXIS CUZME


PAISAJE


Cierro los ojos, veo tu boca

extiendo mis brazos hacia ti
y solo encuentro nada.Skálibur
Olvidé pintar los números
en la pizarra con tu nombre,
porque en cada viaje
sobre las veredas
me gusta verte atravesar
entre autos y buses,
siempre descuidada
del contacto sanguinario.
Pero avanzo
y dejo atrás llantas
y tu mirada
bajo ellas.

CARMEN INÉS PERDOMO


PRESAGIO


El bosque cierra sus párpados y me encierra

 Jorge Teillier

De nuevo, día y noche 

caminan juntos sobre techos mojados
como santuarios de pueblos.
Junio, mar descalzo,
luna de cristal, 
geometría espesa. 
El silencio es penumbra,
sólo aparece tu risa despojada
¿Qué sueño te hace zozobrar 
a la deriva del crepúsculo? 
Como gato de luna, 
habitas en la lluvia, 
lánguido, vacío.
Detrás de mis párpados, 
emerge esta ciudad apolillada.
Mariposas revolotean en torno al fuego 
y no hay cantos del tiempo.
Abro los ojos: 
tu voz ya no tiembla

FREDDY AYALA PLAZARTE


C.


Nunca fui tomado en cuenta

por los sacerdotes del ocaso 
ni recordado en la arcada de los mares 
el tiempo había metido 
una puñalada mortal 
en la persiana 
de un niño de papel
En el umbral del escarpado tejado 
mariposas escarlatas daban piruetas 
y el sueño pesado de un ángel 
se mortificaba en las cobijas
Habitaciones desnudas 
sin nada que ofrecer al destino 
la cárcel de golondrinas 
intentaba abrirse 
a un racimo de madrugadas
en la fecunda memoria de los muertos 
urgía cerrar los ojos 
y prolongar la amargura 
el drama a un velero de intuiciones 
se remordía en la boca de un faro
el adicto trauma del enfermo 
arranchaba alegorías al espejo 
siendo él quien despintaba pobrezas 
cuando nadie quería ingresar a sus soledades

MARIANA FALCONI SAMANIEGO


MI SOMBRA


Camino al bordedel abismo.

Alguien me mira.
Alguien.
Me desdoblo,
avanzo,
retrocedo.
Esa curiosa hondura
me susurra,
No soy yo,
es mi sombra
la que cae
en brazos
de la noche.
Mi sombra
es tan larga
que parece doblar la esquina.
Se proyecta
más allá de mi presencia,
taciturna,verdeoscura,
como si sobre ella
se asentara
todo el dolor del mundo.

ENVER ÁLVAREZ ENDARA


LA MAQUINA DE ESCRIBIR


Todas las noches

ataban al poeta fantasma
a la máquina de escribir
empezaba el tecleo
que era interminable
y tedioso en todas las madrugadas
Pero esa noche ocurrió lo impensable
la máquina cayó de la cama
se despedazó y el fantasma fue libre...
Sonrió por un momento
Y luego se sentó al filo de la madrugada:
Y lloró desconsoladamente.

SARA VANÉGAS COVEÑA


y te esperé en la esquina absorta

 de aquel café que frecuentamos tantas veces
que tanto nos animó a la pasión de lo imposible: 
jardines en una isla del egeo. 
el principito de huésped 
y tú en todos los aposentos de mi corazón
reías con risa de caracolas y palmeras
-todo el rollo de agfa con tu risa a colores-
alguien te confundió con la divinidad de la isla
y yo empecé a dudar. 
la isla perdonada
y la litera 
fue todo el mar
borrascoso y lleno de peces y algas rotas
(tú preguntabas por la luna en mi cintura)
te esperé mientras anudaba entre los dedos 
el recuerdo de tu pelo tibio y negro 
y no llegabas
las campanas han volado. todas juntas. 
¿a qué playa?



PÁGINA 17 – ENSAYO


PEDRO SALVADOR ALE

(Argentina/México)

EL BUEN LECTOR DE LIBROS ANTE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS


Buscar información en internet no es leer; la gente confunde lo que es información con conocimiento y sabiduría, aseveró el poeta Pedro Salvador Alé, al participar en el inicio de las actividades de la primera edición de la Feria Internacional del Libro del Estado de México (FILEM), organizada en conjunto, por el gobierno del Estado de México, la Universidad Autónoma del Estado de México y el Ayuntamiento de Toluca.

En la Plaza de “Los Mártires” de la ciudad de Toluca, donde hasta el próximo domingo 30 de agosto se llevarán a cabo las actividades de esta feria, Pedro Salvador Alé dictó la Conferencia “El buen lector de libros ante las nuevas tecnologías”; afirmó que la infinita cantidad de información que puede encontrase en internet no puede ser reflexionada frente a la pantalla, mientras que un libro si permite esta reflexión y produce conocimiento.
Sin duda, señaló, “estamos manipulados por la información y vivimos en una dictadura de la información”, pero la gran diferencia la hace el conocimiento, pues el peligro de la tecnología es su superficialidad.
“El pensamiento necesita de la reflexión y de su tiempo; las tecnologías permiten el acceso a una infinita cantidad de datos sin exigirnos memoria propia ni entendimiento; por el contrario, la lectura tradicional es lenta, profunda, individual y exige la reflexión”.
Enfrentarse a la lectura, puntualizó, es enfrentarse con uno mismo y “pareciera que esta sociedad mediática practica una narcicismo permanentemente virtual”; consideró que “el talento, el conocimiento y la información verdadera sólo los proporciona la lectura, el pensamiento, el descubrir quién eres, principio socrático que sigue vigente”.
Las nuevas tecnologías, concluyó Pedro Salvador Alé, sirven solamente para proporcionarnos información, así que no hay rivalidad entre la lectura que se realiza en medios electrónicos y en un libro, porque los campos de acción son diferentes.
Finalmente, detalló que mientras seamos responsables del uso que se hace de una tecnología, “ésta puede ser una herramienta eficaz, según nuestras necesidades, pero cuando esa tecnología es impuesta por razones de mercado y comerciales, sin saber para qué, se corre el riesgo de ser utilizados y no al revés”.
La gran diferencia, dijo el poeta, la hace el conocimiento, pues el peligro de la tecnología es su superficialidad.

SUPLEMENTO INFANTIL 



PÁGINA 18 –PROSA POÉTICA


NORMA SEGADES-MANIAS

(Argentina)

ACERCA DEL PECADO.

Alguien anduvo bajo los desengaños de febrero asesinando las granadas.
Clavaba su obsidiana en las rojas entrañas de los frutos, con tal alevosía,que los lobos jadearon sus maldades agrestes, impacientaron los colmillos
y algunas mariposas asustadas volaron a esconderse entre los matorrales de azucenas.
Fue hace muchos veranos.
Cuando cada glicina liberaba resplandores violetas, podían escucharse los silencios, crepitaban capullos y misterios entre los alelíes.
Más allá del eclipse que mutiló los flancos de la luna con sus oscuros dientes milenarios.
Más acá de los miedos, de los despojamientos, de los cirios humeantes bajo las hornacinas
encendidos en honor de los dioses de las duras plegarias y las largas vigilias.
Después del caos. Antes de la desdicha.
En la segunda edad de las tinieblas
Mientras caía una llovizna lenta sobre la soledad de las diamelas. Mientras caía una llovizna lenta. Mientras caía la llovizna.
Fue hace muchos veranos.
Delante de los pétalos donde anida el pecado y lo desconocido y el rostro de los muertos renace en las texturas del azogue
y una fragancia a espesa desmesura aturde los sentidosy desde el fondo de la sangre se acercan los demonios a reclamar la ofrenda de las lágrimas.
Detrás de las lavandas que escribían canciones y poemas.
Detrás de las lavandas.
Donde habitaban las serpientes.
Aún nada estaba escrito sobre la piel del odio
y hasta el plantío de las nomeolvides no habían arribado los murciélagos con sus extrañas voces, sus membranas viscosas, sus leyendas oscuras.
Nada estaba tallado en las bitácoras de los estupores cuando anduvo la sombra cubriendo el infortunio.Y los viejos labriegos ni siquiera pudieron presentirla.
No notaron la ausencia de la maga en las eucaristías.
No escucharon gemidos vagabundos, sofocados en el estanque de los lirios.
Ni el eco de sollozos en el viento pronunciando los nombres de aquellos que habían sido talismanes, conjuros, amuletos.
Ni el aullido de sueños decapitados como las codornices.
Sin embargo,alguien anduvo bajo los desengaños de febrero
asesinando todas las granadas.



PÁGINA 19 –POESÍA


MARIA ELENA WALSH (1930-2011)

(Argentina)

BAGUALA DE JUAN POQUITO


Me parece que hay un Grillo 

en la noche tucumana 
que no canta con el pico
pero llora con las alas. 

Juan Poquito se lamenta 

que su novia la Chicharra 
de repente y sin aviso 
se le ha ido para Salta. 

Yo lo escucho, 

Juan Poquito 
canta mucho. 

La Chicharra se le ha ido 

pero no por ser ingrata, 
se le fue porque tenía 
su casita en una chala. 

Hace nada más que un rato 

al pasar un tren de carga 
se llevó todos los choclos 
con casita y con Chicharra. 

La Chicharra está llorando 

locamente achicharrada 
cuando escucha a Juan Poquito 
que tristísimo la llama. 

Se casaron enseguida 

Juan Poquito y la Chicharra, 
a la vuelta de un carozo 
entre Tucumán y Salta.



PÁGINA 20 – CUENTO JUVENIL


EDUARDO FRANCISCO COIRO 

(Argentina)

DESDE LAS PROFUNDIDADES


Ya de pequeña escuchaba hablar del Señor del Agua y del Señor de la Luz como los amigos fieles que rescataban al abuelo Ramón de una plena soledad.

Su espacio de soledad era algo conscientemente buscado. Sentía como propia una pequeña isla donde había construido su refugio de pesca. Era una casilla de madera de 3 por 5 metros, elevada por unos gruesos troncos de árboles que existían como siglos antes de su épica de Robinson en el río.
El abuelo se había construido un refugio bien alto al que se subía con una maravillosa escalera de madera dura digna de una mansión.
Conocedor del río, bien asesorado por el Señor del Agua, sabía que nunca jamás el río había crecido mas allá de los 2 metros.
En la casilla, que ella visitaba con sus hermanos, el abuelo tenía todo lo necesario para vivir semanas aislado del mundo. Una cocina de una hornalla alimentada a gas de garrafa, Catre, colchón de lana, frazadas, alacena con algunas provisiones, mesa, conservadoras para guardar el pescado.
Salvo a luna llena, cuando no salía a pescar porque la luz de la luna le pudría el pescado, el abuelo se escapaba seguido de su casa en el pueblo a vivir en su mundo del río.
Su abuelo era una personalidad fantasiosa, por eso no le creían del todo lo del Señor del Agua y su otro amigo, el Señor de la Luz.
Hasta que un fin de año se rindieron ante la viva presencia de ambos. Ella era muy chica, tenía la edad que tienen sus hijos ahora cuando el abuelo invito a la casa a sus amigos del río.
El señor del Agua. Un hombre con mirada de hielo que no encajaba en la ternura de su rostro. Un rostro de infancia puesta.
Tenía ropas de náufrago y entró dejando chorros de agua a su paso.
Por ese sentimiento profundo de buenos cristianos sus padres lo recibieron no sin mirar feo al abuelo. Le dieron ropas secas que el Señor del Agua acepto con evidente vergüenza.
No habían terminado de aceptar la presencia de aquel hombre todo mojado, cuando rato después llegó el Señor de la Luz, que no era un electricista ni un iluminado sostenido por alguna religión.
Ramón les explicó que el hombre era tan sensible que al emocionarse se encendía en una luminiscencia intermitente como la luciérnaga.
El abuelo sentó a cada uno de sus amigos en las cabeceras de la mesa larga tendida en el patio. Notaron los grandes que el hombre del agua y el hombre de la luz no se habían saludado dándose la mano como los otros invitados a pasar la noche del 31.
A la medianoche -en una época en la que no había dinero para fuegos artificiales ni se veía bien la ostentación derrochando dinero en pirotecnia- aquellos niños que fueron vivieron lo inolvidable: El Señor de la Luz y El señor del Agua acercaron sus dedos índices hasta desatar un show de chispas como las de las estrellitas que se venden ahora.
Hasta hoy sus ojos llevan esas chispas con las que comenzaron aquel lejano año nuevo.
Aunque su abuelo Ramón y El Señor de la Luz murieron hace años. El Señor del Agua sigue viniendo de tanto en tanto. La última vez lo vio llegar vestido con hilachas de ropa, colgajos de algas y camalotes. Pero igualito, como si el tiempo no pasara para él en el fondo del río.
-Dígale a Don Ramón que se viene la grande… (Dijo para avisar de una inundación que llegó en unos días y dejó medio pueblo bajo agua).- Ya no le vuelvo a decir que mi abuelito murió. (…)
Allí quedo el relato de Cecilia. No quise preguntar más. La felicidad no se lleva bien con las preguntas insistentes.
-Has tenido una infancia maravillosa. Dije sin salir del asombro.
La historia del abuelito Ramón me había desatado una dicha extraña. Como la de imaginar una vida que perdura al fondo del río. Y cada tanto -desde las profundidades- emerge a visitar gente querida.





Todos los textos, fotografías o ilustraciones que integran el presente número son Copyright de sus respectivos propietarios, obrando la presentación como declaración jurada de su autoría y responsabilizándose por las opiniones contenidas en los artículos firmados. Gaceta Literaria solamente procede a reproducirlos atento a su gestión como agente cultural interesado en valorar, difundir y promover las creaciones artísticas de sus contemporáneos.










Publicar un comentario

Números anteriores

Seguidores

Gracias por leernos

Registro

IBSN: Internet Blog Serial Number 5-6-1945-2841 Page copy protected against web site content infringement by Copyscape